al por mayor!
 

Mercadería en consignación

Para poder hablar a cerca de la mercadería en consignación, deberemos conocer que es o a qué se refiere. Una mercadería en consignación, es el traspaso de la posesión de mercaderías de un dueño, a otra persona, que se denomina el consignatario, y es el que se convierte en un agente de aquel a los fines de vender las mercaderías. Y la consignación es una entrega en depósito, y las relaciones que se establecen entre el consignador y el consignatario corresponden a las que en derecho mercantil se estudian como depósito y agencia.

Cuando una persona recibe mercadería en consignación, debe hacerlo a través de un contrato, que se celebra entre ambas partes el consignatario y el consignador, firmando ambos, el contrato de mutuo acuerdo. La persona que recibe, debe revisar la mercadería en su totalidad, para verificar que no esté, deteriorada, rota o malograda en ninguna de sus partes, por que de ocurrir se devolverá así se toda la cantidad de productos, materiales, o elementos que se reciban.

mercaderia en consignacionLa mercadería deberá ser revisada por el dueño, una vez finalizada la consignación, en el supuesto caso que no se venda, en las mismas condiciones en que las dio para la consignación previa firmado, de los contratos pertinentes para cada caso. Es decir que la mercadería en consignación, debe contar con el más absoluto de los deberes y derechos de cada una de las partes, para hacer las cosas como corresponde.
Cuando la demanda de un producto es tan poca, o realmente es incierta, y los comerciantes minoristas no se ven atraídos por esa compra, el dueño puede a través de la consignación poner los productos a la vista del público. Es una excelente salida laboral, la venta de mercaderías en consignación, ya que supone de ninguna inversión por parte del consignatario, solo se ocupará de la venta y tendrá el beneficio del porcentaje de esa venta que puede ser acordada con el dueño de la mercadería o no.
Desde el punto de vista del consignador, la consignación es remitida y desde el punto de vista del consignatario, es una operación remitida, por eso se la conoce con el nombre de remesa. También ocurre cuando un comerciante que desea ampliar sus puntos de venta, sin la necesidad de colocar en otras sucursales, para lo cual implica una importante inversión, sobre todo de la toma de varios empleados, un local, el stocks de mercadería, etcétera. Así, que en resumen la venta de mercaderías otorgada a terceras personas, se conoce con el nombre de venta de mercaderías en consignación.

 
 

Ventajas de la venta en consignación

 

Hay una diferencia bien marcada entre la venta convencional, y la venta en consignación, y la diferencia subyace principalmente en que en la venta tradicional, el título de propiedad de las mercancías pasa del vendedor al comprador, mientras que en una consignación el titulo de propiedad de las mercaderías no vendidas sigue perteneciendo al dueño o consignador, para ello se deben de tener en cuenta tres razones fundamentales de esta diferencia: En primer lugar la consignación no es una venta, no se realiza ninguna ganancia en la transacción, y no debe reconocerse ninguna utilidad en los libros, hasta que el consignatario haya vendido las mercaderías, el consignador conserva el titulo de propiedad de las mercaderías, y cualquiera de estas que no hayan sido liquidadas, tienen que ser incluidas en el inventario del comitente o consignador al cerrarse los libros, y otra de las razones en cuanto a la venta de mercaderías en consignación, es que si el consignatario se convierte en insolvente, el consignatario puede recuperar sus mercaderías, en cuyo caso no tendrá que ocupar un puesto entre los demás acreedores para poder recibir una liquidación prorrateada.

mercaderia en consignacion dineroSiempre se sabe que por razones crediticias, se corre menos riesgo en una venta de mercaderías en consignación, que en una venta común, debido a que el consignador conserva la propiedad de esas mercaderías, hasta que se vendan. Y una vez que se ha efectuado la venta, el consignatario no se convierte en deudor general del consignador, como un agente que es de éste, y tienen que mantener separado el producto de la venta y remitirlo luego al dueño de acuerdo al contrato de la consignación.
Si nos preguntamos cuáles son los deberes de los consignatarios, podríamos decir que en primer lugar estos deben de cuidar las mercancías del dueño, tan bien como las suyas propias, ser prudente al conocer crédito y diligente al efectuar los cobros, mantener los bienes separados de los suyos, y deben ser examinados bajo dos aspectos: para identificar la propiedad, es decir a través de registros, y debe llevar sus libros en tal forma que se distingan sus propias cuentas a cobrar de las que se originan por las ventas de las mercaderías en consignación.
Y lógicamente debe de informar de las ventas realizadas y hacer las liquidaciones de acuerdo con las condiciones de consignación convenidas en el contrato.

 
  politicas de calidad email de contacto